sábado, 17 de abril de 2010

Feedback de los Lectores

Siempre me ha gustado escribir. Cuando era pequeña, tenía varios cuadernos llenos de historias inventadas por mí, y creía que sería escritora cuando creciera. No sé si uno se puede auto denominar “escritor” porque escribe en su propio blog, pero bueno, eso es lo mas cerca de “ser
escritora” a lo que he llegado hasta el momento…

Lo de hacer un blog se me ha ocurrido un poco por casualidad. De hecho, empecé escribiendo otro blog en portugués, mientras vivía en Irlanda. La idea original era que mi familia pudiera acompañar “de cerca” mi día a día allí, pero entre que mis padres no estaban muy enterados de cómo funcionaba el blog y que se quejaban de que las fotos personales que yo colgaba “era exponerme demasiado”, dejé de lado el otro blog, y me puse a escribir este.

He creado unas pocas “reglas” para escribir aquí: no colgar fotos en que aparezcan mi cara (todavía bajo la influencia de mis padres), escribir principalmente sobre temas de viajes y cultura, colgar varias fotos en cada post (para hacerlo visualmente más interesante) e intentar publicar posts cortos (que son más fáciles de leer).

Asumo que esta última regla a veces me cuesta un poco, porque no me gusta dejar una idea “a medias” solamente por hacer el post corto, así que me la salto muchas veces (aquí yo invento las reglas, y yo misma me las salto…). Por lo demás, dejo fluir la imaginación y escribo.

A veces la inspiración para escribir un post viene de algo en concreto que he vivenciado, como un viaje, una conversación con amigos o un libro que he leído. Otras veces la idea surge “de la nada”, y siento una fuerte necesidad de escribirla antes de que ella se vaya. Pongo un ejemplo: ahora mismo son las 6:22 de la madrugada de un sábado, no conseguía dormir, me vino la idea para este post y aquí estoy yo, escribiendo…

Yo escribo para mí misma, sobre cosas que me interesan, sobre mis puntos de vista, pero escribo también para vosotros. He puesto un contador de visitas en mi blog (al cual solamente yo puedo acceder), y la verdad es que me gusta ver que el número de visitas sube cada día. Creo que seguiría escribiendo aunque no tuviera el contador de visitas, porque lo tengo desde hace pocos meses, y yo ya escribía antes de tenerlo. El tema es que el feedback de los lectores es importante para mí.

Recibo bastantes menos comentarios en mi blog de los que me gustaría, pero valoro mucho cada uno de ellos. La mayoría de los comentarios son de amigos, pero también me han escrito dos chicas que no conozco, y esto me ha hecho mucha ilusión. Una compañera de trabajo dijo un día “que yo escribo sobre el todo y la nada”, y hace poco la misma chica me dijo “sigue publicando”. Otra amiga dijo que le gusta mi blog “porque como eres de Brasil a veces tienes puntos de vista muy diferentes de los míos, y eso es interesante”.

El feedback que recibo, sea positivo o negativo, ayuda mucho. Las críticas también (no es que me gusten las críticas, para nada, pero me pueden hacer reflexionar y mejorar). Así que, si tenéis algo que decir sobre lo que yo escribo, estoy interesada en saberlo. De esta manera, el proceso de escribir se convierte el algo de doble vía… Y ¡viva la libertad de expresión!


2 comentarios:

Alicia dijo...

Hola guapa, que polifacética eres y todo por la línea de las artes: escritora, actriz,..... toda una caja de sorpresas.
De momento te pongo mi breve feedback de lo poquito que he leído y me gusta mucho como escribes, se hace ameno y cercano, utilizas frases cortas y no te enrollas para decir algo por eso se lee bien. Además al leerte te imagino en frente de mí (sonriendo, as always).
Espero seguirte leyendo (de vez en cuando pon un link en el facebook, que así no se me olvida) y espero seguir dandote feedback.
Ciao.

Anónimo dijo...

Excelente aporte.
Les dejo mi mail para contacto futuro: ccaminos@fibertel.com.ar